Testimonios

nelly-testimonio

 Nelly, 36 años

Mi nombre es Nelly Acosta Nery y padezco de esclerosis múltiple. Junto con mi tipo de trabajo lleno de estrés y las obligaciones adquiridas mi vida se fue llenando de tristeza y frustración. Poco a poco el estrés se apoderó de mi vida, de mi cuerpo, y ante tanta carga que cada día colocaba sobre mí, como grito desesperado mi organismo se reveló y comencé a sentir depresión, dolores en mi cuerpo, comenzaron a fallar mis sentidos, mis músculos…fui diagnosticada con esclerósis múltiple, una enfermedad neurológica, autoinmune y degenerativa.
Para mejorar mi estado es importante evitar situaciones estresantes,
es allí donde surge la ansias de pedir ayuda, fue cuando viajé a Houston para estar así con mi familia y tratar de salir de la angustia que yo estaba viviendo sin trabajo, una relación amorosa fallida, y aceptar mi nueva condición de vida.
Es cuando conocí a la Coach Dayin Santamaria que entra a mi vida para renovarla. Con ayuda de varias sesiones pudo detectar que estaba pasando por una depresión, producto de las circunstancias que estaba viviendo en ese momento. Ella me enseño a llevar un diario de pensamientos y con su asesoría pude documentar mis emociones diarias, las situaciones que las disparaban y los pensamientos en sí de los que estaba viviendo. Mis pláticas con ella me ayudaron mucho.
Poco a poco fui saliendo de la depresión, regresé a México, me cambiaron mis inyecciones y me recetaron antidepresivos. Ahora puedo decir que estoy mucho mejor de cuando me fui a Houston, empecé a leer libros que me llenaban el espíritu e ir al psiquiatra. Agradezco enormemente que Dios colocara en mi camino a la Coach Dayin Santamaria.
 

Daniel, 46 años

Hace unos meses atrás contacté a Dayin Santamaría para tratar mis problemas de manejo de estrés y de ansiedad laboral, la cual había venido afectando mi vida en los últimos 4 años de manera paulatina, pero en especial en los últimos 2 años debido a la difícil situación del mercado laboral en Houston, a consecuencia de la caída drástica de los precios del petróleo.
A través de las técnicas de respiración, relajación guiada, diarios de pensamientos y literatura recomendada por Dayin, poco a poco fui teniendo un control sobre mi estrés y ansiedad. Yo empecé a ver los beneficios y resultados de las terapias después de mis primeras 4 sesiones, lo cual me pareció maravilloso, debido a mi errónea creencia de que los resultados se verían después de meses o años de terapia.
Honestamente, reconozco el trabajo súper profesional realizado por Dayin, pues los resultados en mi fueron muy satisfactorios, y la recomiendo totalmente para aquellas personas que requieran ayuda para tratar problemas de estrés o ansiedad como fue mi caso en particular.
daniel-testimonio
karen-testimonio

Karen, 42 años

El 31 de Agosto del año 2014 sufrí un accidente vehicular cuyos resultados me impedían valerme por mi misma, en ese mismo momento mi pareja de 16 años de convivencia me abandono a mi suerte, estos eventos más el encierro y la inactividad que de manera forzada tenia, hicieron mella y quebrantaron mi equilibrio emocional, ocasionándome un cuadro de depresión; los episodios de ataques de pánico, tristeza, inseguridad, ansiedad y pensamientos negativos se apoderaron de mi llevándome por momentos a pensar en quitarme la vida.
Un día en medio de una crisis me mire y me dije: “necesito ayuda urgente”, y de manera fortuita vía internet di con el número telefónico de un centro para la atención de personas con problemas emocionales y al llamar me atendió quien me rescataría y sacaría del cuadro depresivo que me agobiaba, Dayin Santamaría.
Al día siguiente fui a mi primera consulta y desde el mismo momento que entre al consultorio sentí como drenaba mis emociones, y al terminar cada consulta iba recobrando mi centro, retomaba el sentido de estar viva y de vivir; a los tres meses de mi tratamiento mi madre murió de manera repentina y nuevamente el apoyo de Dayin fue importante y vital.
Al cabo de otros tantos meses de tratamiento terapéutico me reencontré conmigo misma, comencé mi rutina de personal y laboral; es que sin duda el don de gente y capacidad profesional de Dayin lograron el objetivo. Doy gracias a Dios por haber puesto en mi camino a esta mujer que se convirtió en más que mi psicóloga, en mi amiga y guía; no tengo como pagarle lo que hizo por mí… Dios te bendiga Dayin!!

Eduardo, 24 años

Yo estaba realmente confundido cuando empecé a asistir a las sesiones con la Coach Dayin Santamaria, estaba metido en un trabajo que no me satisfacía y estudiando una carrera que no me llenaba. No sentía que mi vida tenía una meta clara o definida, o que quería hacer realmente con mi vida.
Asistí a la primera sesión casi obligado por mi pareja. Después de conocer a Dayin, encontré a través de varios ejercicios de Coaching un norte, empecé a buscar un nuevo trabajo y decidí concentrarme en mis estudios. Dayin me enseño a organizar mejor el tiempo y mi agenda, priorizando mis actividades y dándole un justo lugar a cada cosa. Incluso me hizo ver la importancia de las actividades de ocio y recreación que había anulado en mi vida.
También aprendí a relajarme y a meditar para enfrentar el estrés que tenía afectada mi salud física. Agradezco la ayuda que me brindo para aclarar mis metas y ver mis objetivos como desafíos y nuevas posibilidades.
eduardo-testimonio
testimonio-mariave

Mariave, 32 años

A causa de un crisis matrimonial, permití en mi vida un desorden alimenticio, falta de sueño, tristeza constante, sentimiento de derrota, desánimo, hasta caer en una fuerte depresión y pensar que no merecía lo que me había pasado, no era justo, se derrumbó lo que había construido por varios años, en fin.
Jamás en mi vida pensé que necesitaría de terapias o de contarle alguien mi situación para que me ayudara, pero en medio de esta crisis sentí que necesitaba ayuda.
Así que empecé asistir a algunas sesiones con Dayin Santamaría quien me brindó herramientas efectivas para aprender a conocerme mejor, aceptar mis cualidades y defectos y tener dominio de mis emociones.
Estas terapias no solo me ayudaron a controlar la depresión, también me ayudaron a reconstruir mi proyecto de vida, a redireccionar muchos planes que daba por perdidos, a florecer como mujer y lo más importante a recuperar mi familia, tomando el camino del perdón para conseguir esa paz interior que tanto anhelaba. Realmente fue una gran experiencia.