Como saber si estas en una relación toxica

pareja-2
Parejas tóxicas

La expresión relación tóxica, parece estar de moda últimamente. Es una forma diferente de llamar a las relaciones disfuncionales o conflictivas. Una relación toxica es aquella en la cual uno o los dos miembros de la pareja experimentan pocos momentos de satisfacción, se sienten desdichados la mayor parte del tiempo, en algunos casos se ha perdido el respeto, hay constantes enfrentamientos sin acuerdo y existe un desgaste emocional significativo que les impide comunicarse asertivamente.

En mi consulta como Life Coach me preguntan frecuentemente; ¿cómo saber si estoy inmersa en una relación toxica? y  ¿cómo saber cuándo debo dejarla?. Mis respuestas apuntan a una evaluación concienzuda de áreas como la comunicación y el respeto, indispensables para el buen funcionamiento de la pareja.

Los problemas de comunicación son el indicador por excelencia que algo está mal. Cuando las parejas dejan de comunicarse o lo hacen de la forma inadecuada, surge hostilidad y frustración. Estos patrones de conducta, donde cada uno quiere tener la última palabra o salirse con las suya, retroalimentan el problema y es así como las parejas se ven envueltas en un espiral de discusiones sin fin. A veces estas discusiones ya no son por los grandes temas de conflicto como el dinero, la crianza de los hijos, los planes futuros, sino que estas luchas de poder se libran en terrenos de temas cotidianos simples, pero que van sumándole gotas para que se llene el vaso y a la hora de discutir las explosiones son incontrolables. Las palabras ahora son armas mortales y la casa es un campo de batalla.

Es muy triste observar que mal se lo pasan los miembros de estas parejas, pues con al interior de cada uno, surge resentimiento e impotencia. Algunos desarrollan problemas de depresión o ansiedad generalizada, otros ven su sistema inmunológico afectado y empiezan a padecer de un sinnúmero de enfermedades físicas.

La comunicación es mucho más que aquello que nos enseñaron en la escuela acerca del emisor y receptor, la comunicación tiene un aspecto importante que a veces olvidamos y es la interpretación. Así vemos parejas a quienes les cuesta trabajo no solo comunicar sus sentimientos, deseos y pensamientos, sino que éstos son malintepretados o juzgados de forma errónea por sus oyentes. La pregunta es ¿de quién es el problema, del emisor o del receptor?. Yo diría de ambos. Prefiero hablar de responsabilidad compartida y no de culpa.

La consejería de parejas puede resultar en la toma de decisiones de dos vías posibles. Hacer esfuerzos para aprender a comunicarse y resolver de la mano de un profesional sus conflictos o dar los pasos para transitar el camino hacia la separación y salida de esta relación toxica.

Algunas parejas llegan a consulta con su relación tan deteriorada que ningún esfuerzo es útil para reconstituirla. Otras parejas han sido sometidas a violencia física y emocional. En estos casos el Coach puede reorientar hacia formas más asertivas de relacionarse sobre todo en los casos donde hay hijos y los canales de comunicación deben permanecer abiertos en pro del bienestar de ellos.

Por tal motivo siempre es recomendable buscar asistencia profesional para evaluar desde afuera y con objetividad los pasos a seguir. Con el tiempo he descubierto que algunas personas que abandonan a su pareja toxica, se enfrentan a los mismos desafíos y problemas con su siguiente pareja. Entonces es el momento preciso para emprender un proceso de psicoeducacion en la gestión de tus propias emociones.  Como Life Coach, yo puedo ayudarte. No dudes en llamarme. Toma ya un espacio para ti.¡¡¡¡

Hacia el logro de tus metas

Frecuentemente nos pasamos gran tiempo de nuestra vida fantaseando con la casa perfecta, el viaje soñado o el desarrollo de nuestro negocio ideal. Hablamos de ello con nuestros amigos o familiares, nos decimos que este año si lo vamos a lograr e idealizamos el momento crucial de nuestras vida en que todo empiece andar bajo nuestros planes. Pero en poco meses nos volvemos a encontrar con ese amigo al que le contamos de nuestro negocio, nuestra dieta o cualquier plan idealizado y nuestra respuesta continua siendo la misma, “Si, aun no lo hecho, pero sigo trabajando en ello”…

¿Porque nos quedamos en el mundo de las ideas? ¿Porque no podemos llevar a cabo nuestros planes? vista¿Porque seguimos juzgándonos por no hacerlo?

La respuesta a estas preguntas involucra una toma de decisiones y un plan de acción que quizás no hemos considerado antes. Ante todo necesitamos una alta dosis de compromiso, entendido este como una elección libre y consciente para lograr nuestros objetivos y asumir que en el camino tendremos que sacrificar algunas cosas que estamos acostumbrados a hacer. Por otro lado requerimos perserverancia, sabiendo que ningún grande emprendimiento ha resultado de la nada. Muchas de las grandes y exitosas empresas que hoy conocemos, empezaron siendo un negocio en un garaje de una casa, ellos no desfallecieron ante los obstáculos y se mantuvieron firmes en las tormentas con constancia y decisión.

Concentra tus pensamientos en esa meta y refuerza esta con autoafirmaciones positivas que te lleven a aumentar la confianza en ti mismo. Tu plan de acción no puede ser producto de la improvisación, sino que debe ser construido sobre bases sólidas. Así tendrás en tus manos todo lo que requieres para llegar de tu realidad actual a tu realidad deseada.

Cinco pasos concretos para alcanzar tus metas

  1. Tus objetivos deben ser específicos: “No es lo mismo decir quiero bajar de peso, a decir quiero bajar 5 libras”. Primero escribe tus metas de forma general y luego describe de forma específica, quien está involucrado, como lo vas a hacer, donde lo vas a desarrollar.
  2. Tus metas deben ser medibles: Por ejemplo no es suficiente decir, “tenemos que aumentar las ventas”, lo mejor es plantearse un número preciso cuantificable como por ejemplo, “debemos aumentar las ventas en un 20% en un periodo de dos meses”.
  3. Tus objetivos deben ser alcanzables. Debes plantearte metas realistas, planes que van a poder ser cumplidos dentro de tus posibilidades reales de acción. Una meta irrealizable conduce a un camino seguro de fracaso y desilusión.
  4. Necesitas establecer límites de tiempo: Todo objetivo debe tener una fecha de inicio y culminación. Debes establecer prioridades y mantenerte firme en tu planificación y estrategias.
  5. Tus objetivos deben ser evaluables: Una meta bien definida es susceptible de modificación, sin que ello implique un alejamiento total del plan de acción inicial. Debes poder rectificar y aprender de los errores. Evaluar tus resultados a corto, mediano y largo plazo hará que tus metas estén cada vez más cerca.

Puedes intentar llevar a cabo a tus planes siguiendo esta línea de acción, pero si piensas que no estas suficientemente preparado para emprender este proceso solo, busca la asesoría de un Coach, quien te llevara de la mano en el camino hacia el logro de tus objetivos.

El Coaching visto desde la mirada de una Psicóloga

vientoMe preguntan que ¿Que es el Coaching? Para mi es la pregunta del millón. Y también tiene millones de respuestas. Nuestro cambiante mundo se ha revolucionado con la aparición inusitada del Coaching y los Coaches, diríamos que hace 20 años atrás un grupo de personas que se definen como tal, han venido a irrumpir en el campo de la estructurada Psicología y las Terapias Psicológicas y su apego riguroso al método científico. Mis colegas psicólogos me preguntan insistentemente las razones por las cuales me certifique como Coach. ¿Es que acaso no te bastaba el amplio conocimiento derivado de tus estudios académicos en el área de Psicología?

Con mente de principiante entre a la Escuela Internacional de Coaching y confieso como Sócrates que ahora puedo decir con confianza “solo sé que nada se”. Después de concluidos mis estudios ahora habito cómodamente en el mundo de las preguntas, no estoy incesantemente buscándole una respuesta a todo y puedo vivir con la certeza que cada día mis posibilidades de acción se amplían y se manifiestan con cada uno de mis pequeños logros. Certificarme como Coach, no fue otro diploma colgado en mi pared, me hizo revaluar muchas cosas de mi vida como Psicóloga y como Persona.

Si bien es cierto que la mayéutica socrática que usamos en la práctica profesional diaria los psicólogos, especialmente los psicólogos que seguimos la linea de la Terapia Cognitiva, es una herramienta importantísima, hay espacios donde la terapia psicológica definitivamente se queda corta. Y es allí donde Coaches entrenados, formados en institutos reconocidos, avalados ante la International Coaching Federation, (ICF) pueden entrar y trabajar con los clientes.

Algunas personas se sienten más cómodas diciendo voy con mi Coach, a decir asisto a un terapeuta o psicólogo. Lo importante es descubrir los límites de un campo y del otro. El coaching definitivamente ayuda a cambiar la perspectiva como ves los problemas, los convirtie en desafíos y se concentra mas en las estrategias de afrontamiento que en el problema en si. Situaciones cotidianas que te preocupan, falta de motivación e interés, conflictos familiares, laborales e interpersonales, pueden ser bien tratados bajo la mirada de un Coach. Sus límites se encuentran al tratar  con la vuelta al equilibrio de problemas psicológicos como la ansiedad, la depresión, trastornos de personalidad, etc… Casos que solamente los psicólogos deberían tratar.

En mi labor como Coach que es lo que hago actualmente, puedo ayudarte a recorrer el camino del cambio desde el punto A: “que es donde estas ahora” hasta el punto B; “que es dónde deseas estar”. De forma guiada y profesional animo a todos mis asesorados, (no pacientes) a transformarse positivamente, descubriendo sus recursos emocionales y potenciándolos.  Les instruyo en la escucha activa de su yo interno, para que sin juzgarse tomen verdadera conciencia de sus metas y objetivos. De esta manera ellos pueden materializar sus sueños de una forma positiva y eficaz.

Mi lema es !!Bienvenido al cambio! Extiende tus alas que si sabes volar.

Vive en positivo!!!!!